Crema de BRÓCOLI y calabacín

Ya sabéis que soy fiel a las ensaladas 24/7 todos los meses del año, pero también es verdad que en los días caseros, con frío y lluvia fuera, apetecen platos calentitos de cuchara. Personalmente, lo que más me gusta de estos platos es poder calentarte las manos con el bol mientras te la comes poquito a poco sintiendo como vas entrando en calor con la crema… No se nota que soy un pelín friolera, ¿verdad?

Seguro que ya te he convencido para prepararte un buen plato calentito, así que vamos allá con la receta bien facilonga y sana que traigo hoy: una crema de brócoli y calabacín muy sabrosa, con una textura inmejorable y perfecta para paliar un poco el efecto gordi feliz de las Navidades.

Para 3 o 4 raciones vamos a necesitar:

  • 2 brócolis medianos
  • 1 calabacín
  • 1 diente de ajo
  • 2 dedos de queso de cabra
  • AOVE, sal y tomillo.

Procedimiento:

  1. En primer lugar, lavamos y cortamos en arbolitos y en dados medianos el brócoli y el calabacín.
  2. En una olla grande vamos a dorar un diente de ajo laminado en una cucharada de aceite con cuidado de que no se quemen ya que amargará la crema.
  3. Añadimos las verduras, salteamos un par de minutos con un par de pizcas de sal para que cojan sabor y añadimos agua caliente hasta que cubra las verduras.
  4. Dejamos hervir hasta que la verdura esté completamente hecha, y la colamos reservando el caldo de la cocción.
  5. En un robot de cocina (yo uso Thermomix) o con una batidora de mano, batimos bien la verdura junto con una taza del caldo que hemos reservado
    1. TIP 1: Si te gusta más liquida puedes ir añadiendo caldo hasta que coja la textura que más te guste.
    2. TIP 2: Reserva el caldo que te haya sobrado para sopa, el sabor es TOP.
  6. Añadimos el queso de cabra, las especias, y otra cucharada de aceite de oliva virgen extra, y terminamos de batir hasta que quede todo bien homogéneo y cremoso.

Llegados a este punto, en el que ya tenemos nuestra estupendísima crema, os voy a comentar las dos formas en las que he comido en días diferentes.

DÍA 1: Recién hecha, saltee unos champiñones con un poquito de ajo y perejil y se lo añadí a la crema a modo de topping junto con un toque de cebollino picado. El resultado es espectacular, los champiñones dan el toque perfecto, añadiéndole más sabor a la crema y nos permite jugar con las texturas.

DÍA 2: Tras una noche en la nevera (y menos frío y lluvia fuera), el segundo día me apetecía tomarla fresquita, para ello, como veis en la siguiente foto, añadí unas pipas de calabaza para darle el toque crunchy, tomate seco y albahaca fresca. ¡Parece una crema nueva! Además, una vez hecha la foto, añadí unos daditos de queso de burgos y eso ya… Para chuparse los dedos.

¡Probadla y me contáis qué tal! Espero vuestras fotos molonas en mi IG @healthandcooking o usando el hashtag #recetashealthandcooking

Processed with VSCO with a5 preset
Processed with VSCO with a5 preset

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: